Oh my look!

En las reuniones que tengo con novios y parejas, siempre explico que retoco todas las fotos que les entregaré. De algún modo está explicación queda corta, por eso decidí dar un ejemplo gráfico, pues bien dicen que “una imagen vale más que mil palabras” (a menos que esas mil palabras sean parte de una obra de Cormac McCarthy <3).

En el caso de la siguiente foto que tomé en el matrimonio de Mángeles y Seba, originalmente los tonos eran muy azules y la cara del novio estaba algo ensombrecida. En el retoque que hice traté de resaltar los aspectos importantes de la imagen, como las expresiones y los detalles del vestido de Mángeles. Además intenté darle a su piel un tono más cremoso y atractivo que el azul pitufo original.

Retocar las fotos es esencial para lograr obtener las imágenes tal como las veo en mi cabeza. Creo que no podría entregar una foto que no haya corregido. Sentiría que no le saqué el jugo, y mis novios se estarían perdiendo una foto que podría ser mejor.

retoque, proceso, post, photoshop, lightroom, matrimonio, pareja, sesion

 

Tu mail nunca publicado o compartido.. Espacios necesarios aparecen destacados *

*

*