El día en que Maru y Seba decidieron estar juntos para el resto de sus vidas

Los matrimonios en Chile son rutinarios y a nivel de fotos se pueden resumir en hitos muy marcados como la entrada de la novia, la postura de los anillos, el BESO, el vals con los papás, fiesta y cotillón. Simple, rápido y efectivo.

Pero hay algo diferente en cada ceremonia, aunque parezca calcada a la anterior y es que los novios son diferentes, con personalidades diferentes e historias diferentes. Esas diferencias que determinan quién es quien hace muy gratificante mi trabajo, porque a mi no me importan mucho los hitos clásicos, sino el cómo puedo contar quiénes son estas dos personas, que a pesar de sus diferencias, decidieron quererse y apoyarse por el resto de sus vidas.

La Maru y Seba habían pololeado un buen tiempo. No tenían prisa por casarse ni deseaban cometer un error, así que esperaron.

Esperaron a pesar de las indirectas de sus papás y las presiones sociales, porque para ellos el matrimonio no era una decisión ligera ni algo que había que hacer porque “tocaba”. Simplemente querían estar seguros antes de dar un paso gigante.

Así que un día, como cualquier otro, Seba decidió que quería hacer de la Maru su compañera de vida. En otro momento y lugar, la Maru decidió que Seba, su amigo y pololo, era algo más. La historia estaba escrita, aunque ellos todavía no la supieran.

Espero que las fotos de su matrimonio expresen de manera honesta cómo fue ese día y cómo se sintieron. Quiero que cuando las vuelvan a ver en 20 años se transporten a ese día en que se prometieron para siempre y recuerden con total claridad cómo se sintieron. Eso me haría muy feliz.

Sin más rodeos, esto fue lo que vi:

Iván Domínguez - El trabajo que quedo es de primera calidad,
como se hace para bajarlas a mi PC

Guille - A la Maru le mandé el link para su galería online de fotos desde la cual pueden descargarlas. Así que pídanselo a ella ;P

Tu mail nunca publicado o compartido.. Espacios necesarios aparecen destacados *

*

*